Las cinco repúblicas chilenas

Por Pablo Ruiz-Tagle

  1. Primera República. La República Independiente (1810-1833).
  2. Segunda República. La República autoritaria (1833-1871).
  3. Tercera República. La República liberal (1874-1924).
  4. Cuarta República. La República democrática (1932-1973).
  5. Quinta República. La República Neoliberal (1990- ).

La historia se escribe en un tiempo presente y tiene como objeto el estudio del pasado y
como finalidad o propósito, comprender todo aquello que es propio de los seres humanos (Bloch
2003: 70-74). En la historia chilena han existido tiempos marcados por el autoritarismo y la
dictadura. Esto ha sucedido en Chile al menos en tres periodos históricos diferentes. Entre 1814 y
1818 cuando se produce la ocupación del ejército español durante el periodo de la reconquista
española. A partir de 1924 y hasta fines de 1932 durante una sucesión de golpes militares y
gobiernos de facto y finalmente, a partir de septiembre de 1973 y hasta 1990 durante la dictadura
cívico-militar que comandó Augusto Pinochet. En esos tres periodos se restringió la libertad, la igualdad
y la dignidad de las personas y/o se expresaron ideales contrarios a la democracia representativa.
Durante estos tiempos existió en Chile un sistema jurídico que incluye una versión del derecho
público, administrativo e incluso en el último periodo dictatorial a partir de 1980 se orquesta un
remedo de derecho constitucional que tuvo por finalidad legitimar y especializar el ejercicio del
poder. Se busco asegurar con el derecho ciertas formas de dominación y sometimiento de las
personas. Aunque se reconocieron ciertos derechos de contratación y propiedad a nivel privado, a
partir de 1973 y hasta 1990 se proscribió la expresión de los principios y valores del derecho
constitucional republicano.
La historia de Chile no ha sido puro autoritarismo y dictadura. También la libertad, la
igualdad y el reconocimiento de la dignidad humana y la democracia, se han manifestado en al
menos cinco momentos históricos. La historia de estas cinco repúblicas chilenas y de sus
principales características es el objeto principal de este trabajo. Se entiende por republicanismo
mucho más que una propuesta política alternativa a la monarquía. La idea de republica expresa el
propósito de organizar un gobierno ordenado por leyes que se distancia del arbitrio o el capricho
de personas determinadas, por muy benevolentes que estas sean. Un gobierno republicano es
aquel en que la autoridad pública, está sometida al derecho en todos sus poderes. Las ideas
republicanas también implican una división y limitación de las funciones del poder público y
privado, implican una idea de ciudadanía inclusiva, y un esfuerzo por evitar la concentración del
poder y de toda forma de dominación pública o privada.
La forma jurídica o legal en que se expresan los ideales del republicanismo se denomina
constitucionalismo. El constitucionalismo consiste en un movimiento político e intelectual que
surge en su forma contemporánea a finales del siglo XVIII y que tiene como objeto limitar el
poder público y privado mediante el derecho, y conciliar el poder del gobierno con la libertad y la
igualdad de los ciudadanos. El constitucionalismo republicanismo es un ideal normativo, una
aspiración moral y un tipo ideal que sirve para modelar y organizar la política. La republica como
ideal político tiene un origen anterior a la idea de constitucionalismo y también es anterior a la
idea de democracia representativa o constitucional, que es la forma política más avanzada que
hoy conocemos para expresar valores republicanos.
A principios del siglo XXI resulta difícil imaginar una expresión de republicanismo político que no sea democrático, y que no se inspire en el paradigma de la democracia
constitucional y representativa. Por democracia representativa o constitucional se entiende la idea
de un sistema en que gobierna la mayoría del pueblo, respeta los derechos de los ciudadanos y que
promueve la participación de las minorías.

  1. Primera República. La República Independiente (1810-1833). La Primera República chilena, como proyecto político constitucional, se inicia con la
    reunión de la cual da cuenta el Acta del Cabildo Abierto del 18 de Septiembre de 1810. En ese
    momento se revisa el vínculo colonial con España y, aunque no se proclama la Independencia ni
    se adopta una forma republicana, se trazan las primeras líneas de una forma de autogobierno en
    Chile. Nuestra Independencia se declara formalmente más tarde, con la Proclamación de la
    Independencia de Chile del 12 de febrero de 1818, que así lo señala explícitamente y donde
    acepta la idea de la creación de una nueva unidad política. La forma propiamente republicana se
    perfecciona y se consolida sólo más tarde con la promulgación de la Constitución de 1828.
  2. Segunda República. La República autoritaria (1833-1871). Los partidarios de la reforma autoritaria de 1833 utilizan por más de tres años la
    Constitución de 1828 y gobiernan bajo una fachada de legalidad republicana, hasta que logran
    imponer su particular concepción constitucional. Esta nueva concepción genera ambivalencia y
    confusión en los partidarios del republicanismo. Por una parte la responsabilizan de traer el
    silencio del terror y la dictadura a Chile al afirmar casi con la forma de poder absoluto el poder
    presidencial. A la vez, reconocen que ese mismo poder absoluto asume una forma regular de
    autoridad y que, al asentarse, mantiene las formas de la legalidad y se adapta a los principios
    republicanos (Lastarria, 2001: 63). Barros Arana reconoce los progresos alcanzados por la
    reforma de 1833, pero al mismo tiempo crítica sus términos:
  3. Tercera República. La República liberal (1874-1924).

La Tercera República coincide con el período que describe Heise en su obra sobre el
parlamentarismo en Chile, aunque él sitúa su inicio diez años antes. Para justificar su
anticipación Heise sostiene que Jorge Huneeus proclama que ya desde 1861, a nivel político e
intelectual existe un régimen parlamentario (Heise, 1974: 33 y 35). Los partidarios de la serie de
reformas que se inician en 1871, o en 1861 en la opinión de Heise, logran cambiar la
naturaleza del régimen autoritario al modificar ciertas prácticas políticas que generan una
mutación constitucional.

  1. Cuarta República. La República democrática (1932-1973).

No es accidental que se haya producido la intervención militar de 1924. Desde el inicio
de su gobierno, Arturo Alessandri visita cuarteles y tiene innumerables reuniones con militares.
Su propósito es involucrarlos en la vida política, reforzar su propio poder, reformar la
Constitución y dictar las leyes sociales que el país necesitaba. De este modo la figura de
Alessandri se constituye en un modelo neo- presidencialista, es decir, una autoridad ejecutiva que
gobierna con mano dura, que impone el orden y evita la subversión, y que promete enfrentarse
ocasionalmente a oligarcas y explotadores (Correa et al, 2001a:128). El neo-presidencialismo
surge en momentos de inestabilidad política. El putsch del 11 de septiembre de 1924 clausura el
Congreso Nacional, exila al Presidente y suspende el régimen constitucional. Este periodo de
interrupción de la vida republicana se produce, según Amunátegui, porque en el Parlamento:

  1. Quinta República. La República Neoliberal (1990- ).

El gobierno constitucional que nace en 1990 adopta la Constitución de 1980, de sello
abiertamente autoritario y neoliberal. Aunque materialmente la misma, se trata formalmente de
otra Constitución pues está animada por el pueblo, que ahora ha recuperado su sitial como sujeto
de Poder Constituyente. Eso es lo que significa, fundamentalmente, la vuelta a la democracia. Sin
embargo, el correr del tiempo deja en evidencia que el Poder Constituyente ha quedado
nominalmente en manos del Pueblo, pero que pervive el sello neoliberal y autoritario que le
imprimió el gobierno militar. La voluntad republicana se encuentra maniatada por la disposición
anti-republicana de la Constitución del 80. Se ha producido una situación paradojal por la que el
Poder Constituyente de la junta militar persiste y sigue sosteniendo una Constitución que ha sido
reclamada por el Pueblo de Chile a partir de 1990.9
Esta paradoja la observa, tempranamente,
Juan Andrés Fontaine:

https://bit.ly/3jhkbdg

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s