73% de la recaudación de la reforma tributaria provendrá del 0,1% de los chilenos más ricos

Estudio encargado por Hacienda al Banco Mundial concluyó que el cambio en el esquema de impuesto a la renta sí tiene un efecto redistributivo. Mayores ingresos aportarán 93% del aumento en la recaudación.

73% de la recaudación de la reforma tributaria provendrá del 0,1% de los chilenos más ricos

Un respiro en plena elaboración del Presupuesto 2016 tuvo el Ministerio de Hacienda. En medio de un escenario de mayor estrechez para las finanzas públicas, la cartera recibió hace algunas semanas noticias que mostraron que no todos sus cálculos se alejaron de la realidad.

En septiembre del año pasado, y tras promulgar la reforma tributaria, el ministerio que en ese entonces encabezaba Alberto Arenas encargó al Banco Mundial (BM) un estudio con el objetivo de medir el impacto que la primera reforma estructural de la administración Bachelet tendría sobre la distribución del ingreso de las personas. Y los resultados que el organismo internacional entregó el mes pasado fueron positivos para el Ejecutivo.

Según el estudio titulado “Efectos distributivos de la reforma tributaria 2014”, el mayor cambio impositivo acometido en el país en casi tres décadas -que generará una recaudación fiscal de US$ 8.300 millones o 3,02% del PIB una vez que entre en régimen, a partir de 2018- “tiene un impacto positivo sobre la distribución del ingreso y mejora fuertemente la equidad del sistema tributario”.

Los efectos del nuevo esquema impositivo, dice el informe al que tuvo acceso La Tercera, “están fuertemente concentrados en el extremo superior de la distribución del ingreso”. De hecho, el análisis realizado por 14 expertos del Banco Mundial mostró que el cambio del impuesto a la renta “no tiene impacto sobre el 75% inferior de la distribución del ingreso” y provoca un efecto “muy reducido” entre los percentiles 76 y 99, compuestos por población de mayores ingresos. El efecto se concentra en el 1% de más altos recursos del país.

El BM atribuye el resultado positivo de la reforma en materia de redistribución al nuevo sistema de tributación de las utilidades en base atribuida, al aumento de la tasa del impuesto de primera categoría (de 20% a 25% en el sistema atribuido y de 20% a 27% en el esquema semiintegrado) y a la integración parcial entre los impuestos de las personas y las empresas en el esquema semiintegrado, que sólo permite utilizar el 65% del impuesto de primera categoría como crédito deducible de los tributos finales.

Mecanismo del estudio

El Banco Mundial -en cooperación con el Ministerio de Hacienda- construyó un perfil de la distribución del ingreso en Chile combinando información de la encuesta Casen y de las bases de datos del Servicio de Impuestos Internos (SII), correspondientes a 2013.

Para estimar cuánto reciben las personas, la institución consideró los ingresos brutos devengados. Es decir, la suma de los ingresos directamente obtenidos por los contribuyentes como personas naturales y los ingresos generados a nivel de las empresas, independientemente de si éstos fueron o no distribuidos entre sus propietarios. Esta metodología, explica el estudio, permite incluir categorías de ingresos que son excluidas del concepto de ingreso percibido, como utilidades no distribuidas, ganancias de capital y valorización de activos inmobiliarios, “toda vez que se ha demostrado que la desigualdad de la riqueza es a menudo mayor que la desigualdad de ingresos”.

De hecho, el documento precisa que si se incluyen los ingresos atribuidos, los indicadores de desigualdad y concentración del ingreso aumentan. Por ejemplo, el Gini de 0,504 reportado por la última Casen sube a 0,684 si se calcula en base al ingreso individual devengado. Gini es un mecanismo de medición de la desigualdad, donde 0 equivale a igualdad total y 1, a máxima desigualdad.

Para calcular la distribución del ingreso, el Banco Mundial analizó la situación de 9.922.894 individuos con edad igual o superior a 20 años con ingresos positivos. De éstos, cerca del 25% fueron extraídos de la base de datos del SII; los demás vinieron de la Casen. Con esto como base, el BM simuló los cambios introducidos en la tributación sobre la renta y comparó los escenarios antes y después de la implementación de la reforma tributaria.

Distribución del ingreso

De acuerdo al BM, el país presenta “una fuerte concentración de ingresos”. Los resultados arrojaron que el 5% de los individuos mayores de 20 años -600 mil personas- presenta una mediana de ingreso devengado de $ 35 millones anuales, lo que equivale aproximadamente a $ 2,9 millones mensuales. Este grupo explica el 51,5% del ingreso total devengado en 2013.

Si la mirada se enfoca en el 1% más rico -120 mil personas-, la mediana de ingreso devengado sube a $ 97,5 millones anuales o cerca de $ 8,1 millones mensuales. Según los cálculos del informe, en este percentil el ingreso fluctúa entre $ 5,2 millones y $ 17,6 millones al mes. Este segmento da cuenta de 13,9% del total de ingresos percibidos, mientras que su participación en el ingreso devengado total asciende a 33%.

Finalmente, la revisión señala que en el 0,1% de los chilenos más ricos -casi 12 mil personas- la mediana de ingreso devengado es de $ 581 millones anuales, o sea, $ 48 millones mensuales. Sólo este conjunto representa el 19,5% del ingreso total devengado durante 2013.

Tras analizar cómo cambia la distribución de este tipo de ingreso después de aplicar tributos, el estudio determinó que el impuesto a la renta introduce una “fuerte progresividad”. Antes de la reforma tributaria, la participación del 5%, 1% y 0,1% más rico de la población en el total de ingresos devengados del país era de 49,6%, 31% y 18,7%, respectivamente, tras impuestos. Con la reforma tributaria, en cambio, estos niveles caen a 48,6%, 29,5% y 17,4%.

Aporte en la recaudación

En el nuevo escenario que se configurará con los cambios al impuesto a la renta, el BM estimó que el percentil más rico pagará 93% de los impuestos totales que recaudará el Fisco por este gravamen. Este monto corresponde al 3,5% del PIB de Chile en 2013, lo que equivale a 1,1% del PIB adicional respecto del escenario sin reforma. De esta última proporción, 0,9% del PIB proviene del aumento en los impuestos en el 0,1% más rico de la población. “Así, del total de mayor recaudación introducida por las modificaciones en el impuesto a la renta, el 73% proviene de los mayores impuestos pagados por el 0,1% más rico”, asegura el BM.

Como consecuencia, si antes de la reforma aproximadamente 12 mil contribuyentes respondían por el 25% de la recaudación total del impuesto a la renta, en el escenario con reforma este número se verá reducido a 1.411 contribuyentes. La misma tendencia se observa entre quienes explican el 50% de la recaudación de este gravamen, que pasarán de 65.520 a 14.649 contribuyentes.

“Se puede observar que la reforma afectará fuertemente la carga tributaria del percentil más alto de la distribución del ingreso, mientras que para el resto de la población la carga tributaria se mantendrá prácticamente constante”, reafirma el informe.

Reforma a la reforma

El 10 de agosto pasado, el ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés, anunció que el gobierno enviará un proyecto de ley para simplificar “aspectos técnicos” de la reforma tributaria.

Entre las materias que la autoridad anticipó como parte del ajuste legislativo -que no incluiría una reducción de la carga tributaria- está acotar el sistema de renta atribuida a las empresas con socios, propietarios o accionistas que sean personas naturales. Así, las personas jurídicas sólo podrán acogerse al sistema semiintegrado con tasa de 27%.

Otro de los componentes anticipados por la autoridad fue un perfeccionamiento de la norma general antielusión, para precisar que no incluirá los casos en que los elementos esenciales para determinar sus efectos tributarios se encuentren fijados con anterioridad a su entrada en vigencia.

Pese a que Hacienda todavía no define cuándo enviará el proyecto al Congreso -parlamentarios oficialistas prevén que esto podría ocurrir antes de fin de año-, el BM afirmó que los ejercicios de sensibilidad que simularon distintos escenarios de comportamiento de los contribuyentes muestran alteraciones poco significativas. “Por lo que es posible concluir que los efectos distributivos de la reforma tributaria se mantienen independientemente de las posibles reacciones de las firmas ante el nuevo cuadro de tributación”, concluye el documento.

Impuestos correctivos

Otro de los factores medidos por el organismo internacional fue el efecto del alza en los llamados “impuestos correctivos”: al tabaco, bebidas alcohólicas y azucaradas analcohólicas.

A diferencia del impuesto a la renta, el BM estimó que el incremento de estos gravámenes “es regresivo en términos relativos, aunque en términos absolutos la mayor parte del aumento de recaudación de esta fuente recae sobre los grupos de ingreso más elevado”. De hecho, la estimación es que producto de estos tributos el ingreso real de los hogares más pobres se reducirá entre 0,40%-0,45% versus 0,17%-0,25% en los hogares más ricos

De todos modos, los resultados muestran que el 20% de los hogares más ricos contribuirá con cerca del 30% de la recaudación adicional proveniente de las nuevas tasas de impuestos correctivos, mientras que los hogares en el 40% más pobre contribuirán con 20% de la recaudación adicional.

Link: http://goo.gl/q1QzcQ

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s