Ricardo Lagos sale a dar cátedra sobre nueva Constitución

Insistió en que el debate de una nueva Constitución no puede estar cruzado por el tema electoral, sino que debe ser abordado como un asunto de Estado y que importa al país.

Ricardo Lagos

El ex Presidente Ricardo Lagos salió al paso del debate por una nueva Carta Fundamental, afirmando que esta discusión debe ser abordada como un tema de Estado y no con fines electorales, cerrando la puerta a una asamblea constituyente al indicar que el “consenso es la única forma de concebir una Constitución”

En entrevista con La Tercera, el ex mandatario señala que “quisiera hacer una observación previa, que se remonta al hecho simple de que he sido actor o espectador interesado de todo lo que ha pasado en el debate desde la década de los 80. Entonces, entre los opositores al régimen, no había nadie que no dijera que la Constitución tenía un origen ilegítimo. Pero se derrotó a Pinochet con las herramientas de la Constitución de Pinochet y ese es un punto de partida no menor para todo lo que viene después”.

Aseguró que a partir de ese instante todos los Presidentes juraron respetar la Constitución del 80 al igual que los legisladores que se sumaron al Congreso, pero que posteriormente “seguimos removiendo los enclaves autoritarios que hacían imposible la expresión democrática de la ciudadanía y eso lo concluimos en 2005, salvo por el sistema binominal que, afortunadamente, terminó el año pasado”.

“Entonces, se puede decir que la Constitución pasa el test democrático y ahora, superados los enclaves, la ciudadanía percibe que puede empezar a pensar en una Constitución desde los inicios. Por eso me permito decir: miren, señores, con esta Constitución derrotamos a Pinochet”, dice tajante Lagos.

En cuanto a la propuesta hecha por la Presidenta Michelle Bachelet, el ex jefe de Estado lo valora, argumentando para esto que se concretó el inicio de un proceso constituyente que estaba en el aire.

“En ese sentido, me parece positivo. Creo, sin embargo, que es demasiado largo, pero está bien si se quiere hacer un debate en serio y bien hecho a nivel de cada comuna del país. Lo importante es cómo se gestiona eso de una manera neutral. Cómo se explica al ciudadano que cada medida que propone genera consecuencias políticas”, sostuvo.

En ese sentido, Lagos insiste en que el debate de una nueva Constitución no puede estar cruzada por el tema electoral, sino que debe ser abordada como un tema de Estado y que importa al país.

Explica que “la Constitución usted podría definirla como el procedimiento democrático por el cual una sociedad resuelve civilizadamente sus diferencias. Y si va a resolver las diferencias civilizadamente de una sociedad con reglas democráticas, mientras más amplio el espectro que convoca y mientras más amplia es la cantidad de sectores, mejor”.

“Por eso me parece tan poco feliz lo que ha ocurrido en estos días, en donde aparentemente se quiere hacer del tema constitucional un enfrentamiento electoral. Por el contrario, el tema constitucional nos debe obligar a alcanzar el consenso más amplio posible, porque si soy minoría, no quiero que me impongan un sistema constitucional que no resulte equitativo”, señala.

Lagos también recuerda cuando se negoció con la dictadura de Augusto Pinochet con la intención de efectuar una modificación a la Carta Fundamental para eliminar la proscripción política, cómo se logró y que finalmente se perdió.

“Las reformas se han hecho siempre a partir del ejemplo del señor Carlos Cáceres, ministro del Interior de Pinochet. Cuando triunfantes nosotros en el plebiscito llamamos a derogar el artículo octavo, porque nos dejaba fuera de la ley, él lo aceptó. Pero cuando le propusimos cambiar el sistema electoral binominal, dijo que no estaba autorizado. Y se acabó la discusión. O sea, dígame lo que quiere cambiar, pero siempre con la traba”, menciona.

Y añade que “ahora, por primera vez estamos diciendo: no me obligue a seguir con el derecho a veto que usted ha tenido durante 25 años, porque esa es la realidad. Los miedos surgen porque se acabó el veto”.

“Estoy de acuerdo en que modificar una Constitución no puede ser igual que modificar una simple ley. La ley la aprueba y deroga por simples mayorías. Pero una Constitución requiere, precisamente, ese fino equilibrio: que no sea una Constitución pétrea, que la hace inmodificable, pero que tenga exigencias mayores que la simple ley. Cuál es esa fina sintonía, difícil decir. Por eso que me parece tan importante que la Constitución permita también el juego de mayorías y minorías y que no sea una camisa de fuerza donde usted diga ‘si hace eso voy al Tribunal Constitucional”, reflexiona.

Link: http://goo.gl/IVfFko

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s