Los primeros condenados que “limpian” las calles de Valparaíso

Una veintena de hombres y cuatro mujeres conmutan multas y penas recogiendo basura en la ciudad puerto.

Es jueves. A pesar de la mañana gris y fría en el Gran Valparaíso, Ricardo López (28) no puede olvidar las gafas de sol antes de bajar al plan para barrer la ciudad. La protección, asegura, es porque la calle lo delata y, de alguna manera, quiere cambiar su imagen de ladrón porteño. Tal cual. “Para mí esto es un castigo, porque es mi primer trabajo normal… y es gratis”, bromea también.

Con un prontuario de 35 causas, y después de haber estado nueve años privado de libertad por hurto reiterado, López pudo acceder a sustituir su actual causa, sancionada a través de multa y presidio nocturno, con 54 horas de prestación de servicios en beneficio de la comunidad , específicamente relacionada con el aseo y ornato de la ciudad puerto.

La inquietud surgió el año pasado del alcalde Jorge Sharp, quien pidió a Gendarmería colaboración con un área sensible: el aseo. Tras eso se agrupó la primera cuadrilla, integrada por 24 personas: 20 hombres y cuatro mujeres.

“Esto permite la reinserción de las personas en la comuna ejerciendo una función de colaboración, es útil para ellos y para la ciudad. La idea es que puedan apoyar los domingos y festivos, que son los días conflictivos, sobre todo después de eventos que convocan a miles de personas, principalmente turistas”, destacó el asesor jurídico del municipio, Nicolás Guzmán.

Bajo modo reguetón en los oídos, Ricardo López pasa las cuatro horas diarias barriendo y recogiendo desperdicios. Cuenta que el trabajo lo inspira a que su hija pequeña tenga un mejor futuro, y reflexiona sobre los malos hábitos en el puerto: “La gente es súper cochina, barro un montón de cuadras, en la tarde paso y de nuevo está sucio”.

LA CULTURA DE LA BASURA

Desde otro empinado cerro también baja casi a diario Ana María Avilés (37). Su libertad significa 300 horas por una causa de 2014 por microtráfico, porte de drogas y cultivo indoor. “Había que pagar una multa y no tenía cómo, porque el megaincendio se llevó mi casa. Este beneficio es importante para mí, tengo dos hijos estudiando y otros tres más chicos que me quedan por criar. Y mi marido está en la cárcel”.

La mujer admite que no le es fácil reaccionar cuando la reconocen en la calle. “Te quedan mirando y es incómodo, pero yo necesito limpiar mis papeles, porque de noche trabajo con mis carritos de comida, que están con permiso. Cuando trabajas sin que te paguen te das cuenta del sacrificio y me he visto recogiendo colillas de cigarro cuando no estoy en horas de castigo”.

La coordinadora territorial del programa de Gendarmería, Mabel Montenegro, explicó que quienes pueden acceder a esta salida alternativa “no están en la cárcel, son delitos menores como hurto, delitos económicos, estado de ebriedad y microtráfico de drogas. Estamos en la fase de ampliar el número de personas, como también extender el tipo de sectores a jardines y zonas patrimoniales”.

Fotografía: BRIGADA EN ACCIÓN, VALPARAÍSO.

Enlace: https://bit.ly/2O90KB1

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s